domingo, 1 de noviembre de 2009

1958

San Francisco 1958 from Jeff Altman on Vimeo.


Via Fogonazos reparo en esta delicia de filmación de una excursión de una familia por el San Francisco de los años 50. Aparte del evidente goce de revisitar una ciudad como San Francisco, creo que la grabación funciona porque traspira y evoca la supuesta inocencia de aquellos años previos a la revolución de las costumbres.

La decada de los 50 en Occidente ha tenido siempre un regusto a conservador. Bajo su pulcra apariencia de nudo de corbata bien hecho ya palpitaban impulsos que no podían ser canalizados ni social ni culturalmente. Obras como "Revolutionary Road" o Madmen, por poner dos ejemplos inmediatos y recientes, reflejan como bajo la sonrisa de Signal (Credito a Nacho Cano) afloraban ya algunas caries y malestares.

Pero aquellos años tan mal vistos hoy en día, encierra virtudes en su semi-contención. Como afirma Punset, "la felicidad suele estar en la antesala de la --pretendida-- felicidad". Sí, la decada prodigiosa de los 60 y sucesivas supondrá el gradual desmantelamiento del orden puritano respecto a nuestros hábitos. En particular el placer sexual, así como todos sus ritos de apareamiento y códigos asociados sufrirán una absoluta reformulación social: del tabú al estatus. Pero una vez alcanzadas y conquistadas las desinhibiciones estas demostrarán no estar exentas de sus propias tensiones y complejidades (La famosa "Ampliación del Campo de Batalla" de Houellebecq tras la ruptura del igualitarismo pre-liberación sexual , la vulgarización de lo mitificado , la contaminación cultural de "sexo vende", etc...) frente a las aspiraciones utópicas de liberación , a las que no pocos aspiraban, de sujetos disfrutando libremente del sexo y destruyendo milenios de represión social y psicoanalítica .

Ni por asomo uno querría volver a tiempos más retrógrados, menos libres, No malinterpreten estas líneas que no pretenden ser apología del conservadurismo pero a uno no deja de fascinarle cierto candor de aquellos rostros, el anhelo de aquellas personas que, bajo cierta capa de formalismo ya resquebrajado, escondían unas expectativas y unos deseos que irradiaban esa excitación "pre", de antesala, tan "punsetiana".

2 comentarios:

Elkiko dijo...

Unas expectativas, unos deseos y...muchísima represión. Pero es cierto: cada época tiene su lado bueno y su lado malo.

storka dijo...

Technicolor FTW