sábado, 14 de noviembre de 2009

Capitalismo pirata: ¿ Una redundancia ?


Ain't Monkey Island

Todos recordarán el revuelo mediático que se desató en España hace bién poco cuando las familias de los secuestrados en Somalia aumentaron el tono y la intensidad de sus reproches a la gestión del Gobierno. A nadie se les escapó que está presión venía instrumentalizada desde algún ignoto lugar, probablmente Somalia o Londres, desde donde se quería que la postura de firmeza del Gobierno frente a los piratas fuera reconducida. Funcionó.

En ese particular momento uno tenía la sensación de que asistiamos a un juego de estratagemas y contra-estratagemas. Un juego cruel en el que la vida de unos marineros estaba, valga la pertinente redundancia, en juego, pero en definitiva una partida entre un Gobierno occidental maniatado por una opinión pública, un remoto y violento actor semi-racional que intenta dar una impresión mucho más erratica de la que corresponde, y entre ambos una inmensa zona gris moral y legal.

Pues no debía ser el único que llegaba a esa conclusión ya que los maquinotes de la revista Wired el pasado mes de Julio decidieron representar e ilustrar el fenómeno de la pirateria en el Indico con un artículo como si de un juego de PC se tratara, con sus distintas fases: ataque, negociación, resolución. Lo curioso del vieojuego y lo que lo hace verdadero es que no pertenece al género de acción , esto no es el "Modern Warfare", la acción militar en todo caso es anecdótica, y nunca deseable para ninguna de las partes, sino que es un juego de estrategia empresarial donde lo que prima es el análisis socio-económico.

Un demoledor ejemplo. Como recoge el artículo, las tripulaciones que apresan de países tercermundistas o con regímenes autoritarios son desechadas y liberadas casi de forma inmediata pero sí son occidentales o japoneses, entonces está garantizado un largo y extenuante secuestro.


El artículo de Wired es rematado con la posibilidad de incluso participar en el minijuego que han desarrollado, y convertirse en el lider de uno de los clanes de piratas que se dedica a asaltar los barcos. Habrá gente a la que moralmente esto le parezca una frivolidad pero les juro que tras varias partiditas, uno acaba (A parte de repetir fiascos, fidedignos por otro lado, sólo unos pocos llegan a, disculpen por la expresion, "buen puerto") por entender mejor de que forma compleja funciona este fenómeno que emulsiona la brutalidad del Tercer Mundo, con la sofisticación Hi-Tech de la City londinense y la falta de moral de ambas latitudes. Si se piensa un poco, en el fondo, no es nada novedoso sino una perversa réplica de mecanismos colonialistas, segun el artículo, el 50 % de los botines va a parar a ciertos agentes legales-financieros que supervisan todo el tinglado.

2 comentarios:

storka dijo...

yo contrataria a steven seagal, que seguro anda corto de trabajo...

Paolo2000 dijo...

Pobre Steven, creo que ahora intenta convertirse en actor de culto como Van Damne... Cuenta la leyenda que se ha ido a dormir a la puerta de la mansion de Quentin Tarantino a ver si le hace un Reload de su carrera pero ni aún así...