lunes, 9 de noviembre de 2009

Océano Mediterraneo

Foto de Carles Vela


Una cualificada "garganta profunda" nos confirma que la creación de la Casa del Mediterraneo en la ciudad de Alicante va finalmente para adelante. Como todos saben, este es un proyecto muy atractivo para la ciudad ya que aparte de lo que conlleva ser sede de una institución internacional, va a suponer la restauración de la deteriorada Estación de Tren de Murcia y la integración de una zona hasta ahora anegada urbanisticamente.

Dejando de un lado estas consideraciones, la Casa del Mediterraneo ilusiona por su vocación de tender puentes con países "vecinos" del mar mediterraneo -- que a veces parece más que un Mar, un oceano -- y eso nos lleva a una de las grandes asignaturas pendientes de nuestra ciudad, región y país: estrechar los lazos y normalizar nuestras relaciones con nuestro vecino el "Moro". Hace unas pocas semanas un espectacular reportaje de Carles Vela en su blog "Fotos d'Alacant", daban fe de un evento que a día de hoy nos parece no ya surrealista sino casi imposible: la celebración de una semana cultural de Orán en nuestra ciudad y que incluía una espectacular exhibición equina en la playa del Postiguet. Tradicionalmente Orán ha sido una ciudad con una gran vinculación con Alicante de hecho ambas ciudades están oficialmente hermanadas desde 1985. .

Durante muchos años Orán, bajo la administración colonial francesa, fue destino de muchos emigrantes españoles y en particular alicantinos, que formaron una nutrida colonia (Orán llego hasta tener Hoguera en las Fiestas de Sant Joan como se pudo leer en AlicanteVivo) , posteriormente tras la independencia de Argelia, Alicante sirvió de acogida a miles de Pied-Noirs que dolidos por el abandono oficial fráncés, decidirían instalarse en España.La descolonización francesa así como la progresiva desestabilización de Argelia que desembocará en cruenta guerra civil, llevará a un gradual distanciamiento de ambas ciudades y países. La perspectiva mayoritaria de los alicantinos y españoles no es otra que Orán, Argelia y sus argelinos cuanto más lejos, mejor. Podría indignarme en denunciar los prejuicios racistas pero tampoco sorprende esta desafección o desconfianza con un país que ha sido foco de la violencia más descarnada, pero también es cierto que otras regiones, por ejemplo, andaluzas en contacto cercano con regiones de Marruecos mucho más estables que Argelia sigue asociando al Moro con delincuencia, terrorismo e integrismo.

Repito no es mi intención obviar los problemas asociados a la emigración que, independientemente de la percepción dominante, está claro que existen pero España debe concienciarse de su privilegiada posición hacia países emergentes como Marruecos y Argelia por poderosas razones que se pueden resumir en unas excelentes oportunidades comerciales y de inversión. Ambos países son mercados hambrientos de todo tipo de mercancias que España podría gestionar su exportación, asimismo y sobretodo Marruecos puede aportar una mano de obra barata que podría suponer un fortalecimiento de la competitividad de nuestras empresas que invirtieran en el país alahui. (Sí, efectivamente, marxistas irredentos, esto se lograría a través de la explotación de los obreros marroquís en detrimento de los españoles pero supondría una fuerte mejora en competitividad que tendría un impacto neto positivo en España)

Pero no, España, en particular nuestra clase empresarial y nuestros gobiernos, seguimos mirando de reojo al Moro como un posible invasor (!Eurabia!) y no como un socio estratégico similar al que puede ser Mexico para Estados Unidos o algunos países del Este de Europa para Alemania. Imagínense el arco sur del mediterraneo español aprovechando estas posibilidades (No exentas de dificultades, Marruecos y Argelia son mercados complejos, no abiertos y fuertemente intervenidos por autoridades opacas) dentro de una estrategia de competitividad global. En mercados mucho más distantes geográficamente como Latinoamérica la estrategia está funcionado positivamente. (De hecho grandes empresas españolas están capeando mucho mejor la crisis gracias a los resultados de sus filiales sudamericanas) ¿ Por qué en Latinoamerica sí y en el Norte de Africa no ? ¿ No es un claro ejemplo de Nacionalismo-Cristiano-Económico combinado con un proteccionismo exacerbado magrebí ? Sería muy idealista pensar que proyectos tan institucionales y oficialistas como la Casa del Mediterraneo puedan desbloquear actitudes colectivas que se enraizan siglos atrás pero que duda cabe que bienvenida sea la iniciativa, por tímida que pueda ser su contribución.

2 comentarios:

Carles dijo...

Doncs la iniciativa segueix endavant i es presenta en societat del 19 al 21 d´este mes, com pots comprovar en la notícia de dissabte passat:

http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Once/ministros/arranque/Casa/Mediterraneo/elpepiespval/20091107elpval_5/Tes/

El que no sabem és si assistirà o no "garganta profunda" (tens un poc trellat...)

Paolo2000 dijo...

Mmmmmm, me han jodido la primicia... tendria que haber quedado con "garganta profunda" la anterior semana...