martes, 29 de julio de 2008

La burbuja inmobiliaria y los felices 60

donde recuperan el retrofuturista e idilico anuncio de la urbanizacion donde he vivido la mayor parte de mi vida. Lo que se suponia que debía ser un complejo semiautonomo y la primera urbanizacion moderna de Alicante, acabo convirtiendose en dos solitarias torres de viviendas rodeadas de descampados y restos de naves industriales, almacenes y hasta un cine de verano en ruinas. (Que todo sea dicho, y pese la presencia de ciertos elementos antisociales, fue un alucinante campo de juegos durante la niñez...)

¿Por qué? Porque la promotora se arruinó o alguien se fugo con el dinero. Para que veais, que no hay nada nuevo bajo el sol. ¿ Que se sentirá dentro de unos años cuando veamos los flyers de Poceroville en Seseña o Marina D'Or?

2 comentarios:

Tobi dijo...

Uy, qué bonito, me he leído entero su texto y el que enlaza. Una vez más, me encanta ver que en la werl hay espacio para todo tipo de páginas.

En cuando al what if del Botánico, casi mejor que se quedara como está, si se hubieran construido los 15 pisos, hubiera quedado un barrio tipo suburbio de Londres, con un jardín aun más destartalado que el actual y que daría miedo cruzar.

La entrañable señora francesa seguiría dando de comer a gatos y pájaros, eso sí, aunque hubieran enmedio revueltas tipo mayo del 68 entre bakalas blancos y bakalas negros...

Recuerrrrrdos.

Paolo2000 dijo...

Me deja usted de piedra. La señora francesa que usted menciona AKA "la francesa de los perros" o "la francesa del Septimo" es todo un mito en el Botanico.

Ciertamente el proyecto faraonico de los 15 bloques podria haber dado mucho miedo, aunque eso si nos hubiera convertido en una gran potencia en delincuencia juvenil que hubiera podido enfrentarse sin complejos a barrios tales como la temida Colmena de San Blas o Alipark.

Un cordial saludo...