domingo, 31 de mayo de 2009

Y yo que creía que lo había visto casi todo...

Un servidor pensaba que a estas alturas pocas cosas ya le pueden sorprender en un festival de rock: he visto OVNIs aterrizar con Daft Punk, terremotos de testosterona con Rage Against the Machine, el gong gigante y el hombre burbuja de Flaming Lips, la liturgia fan demente de Rahiohead, etc... Vamos que no es que sea como el personaje de Rutger Hauer en Blade Runner pero ya uno va a los festivales con cierta idea preconcebida de lo que va a ver y a disfrutar: por lo general, unos musicos con un elevado grado de autoindulgencia desde una distancia considerable.

Y así se estaba desarrollando el festival Primavera Sound hasta que acabé en el concierto de Dan Deacon Ensemble donde se lió la marimorena. Básicamente fue una mezcla de celebración de cumpleaños infantil con animadores y monitores socioculturales, fiesta de pueblo, toma de La Bastilla y moshpit infernal "Black Flag" size.



Desde aquí un encarecido saludo al "hombre galleta" que pueden ver dando botes en el escenario y cuya irrupción previa entre medio del publico fue demoledora.

5 comentarios:

Elkiko dijo...

¡Mare meua!, ¡qué barahúnda!.

storka dijo...

pero..¿era capaz de mezclar my bloody valentine durante 24 minutos seguidos? i think not..

Paolo2000 dijo...

Yo la verdad es que no sabria decirte de lo que este hombre era capaz, solo le escuchaba bramidos y como se agachaba sobre lo que el Krusty llama las cajas de zapatos, mientras misteriosos personajes enfundados en trajes de gomaespuma bajaban del escenario y nos inducian a extraños rituales...

Elkiko dijo...

¿extraños?. ¡qué misterioso, peligroso e incitante suena eso!.

J. Recordable dijo...

Yo lo vi muy de lejos, y he de decir que todavía me estoy a arrepintiendo. Como de casi todo mi paso por el PS este año o por lo menos, de la parte que me acuerdo