domingo, 10 de mayo de 2009

Camps y las Bolas del Drac


Esperando a Camps

En uno de los arcos narrativos de la Bola del Drac, SonGoku debía conseguir un agua prodigiosa que multiplicaría sus fuerzas y le permitiría derrotar a alguno de los extravagantes villanos que abundaban por la serie. Dicha agua se encontraba en una torre custodiada por Karin, a priori, un inofensivo gato que luego resultaba ser un poderoso maestro. Tras sufrir innumerables pruebas, Son Goku conseguía la tan deseada agua para descubrir que era simple H2O y que per se carecía de cualquier propiedad mágica. La moraleja, sin embargo, era que al haber luchado tanto por conseguirla, había desarrollado sus habilidades de forma extraordinaria. Una fórmula manga para ilustrar el mito de Itaca o de parafrasear a Machado: "Caminante, no hay camino, se hace camino al andar".

Esta parábola adolescente encierra un mensaje poderoso, que no pocas veces me viene a la cabeza y una de ellas es con la forma de hacer política de Camps. En varios blogs amigos y vecinos he estado dando el follón y casi ya prefiere hacerlo uno en su propia casa. ¿ Y por qué hago una comparación imposible entre este pasaje de la Bola de Drac y nuestro Presidente ? Me explico.

Como es bien sabido, Camps se fue la semana pasada a Boston a negociar que Alicante se convierta en la sede de la Volvo Ocean Race. Es la última jugada de una política promocional de la Comunitat Valenciana que arranca ya de los años de Zaplana con decisiones como Terra Mítica, Julio Iglesias y el IVEX, Ciudad de las Ciencias, America's Cup, Ciudad de la Luz, F1, Volvo Ocean's Race. En resumen una clara apuesta por basar el marketing regional de la Comunitat en eventos e instalaciones que den notoriedad, eleven la imagen y atraigan a turistas o visitantes. Todo ese ímpetu acompañado de unas grandes dosis de propaganda son una de las señas más representativas de nuestra Generalitat y lo peor es que insituacionalmente va filtrando hacia abajo a las Diputaciones y Municipios que calcan sus modos de proceder. La tan pregonada austeridad de los Populares tiene en la Comunitat Valenciana su territorio de excepción. Esta forma de hacer política tan fallera (sic) y efectista forma parte de un pan y circo particular que funciona electoralmente y es incuestionable. Madrid nunca va a censurar toda la polvora que se quema en nuestra Comunidad Autónoma por mucho que vaya en contra de muchos de sus sacrosantos principios liberales.

Y muchos seguirán sin entender porque he empezado citando a la Bola del Drac. Para mí Camps y la Generalitat Valenciana están obsesionados con querer comprar ese agua milagrosa para exhibirla de forma ostentosa como un trofeo fetiche que nos va a aportar la bonanza económica . No se dan cuenta, de que ese agua en sí no sirve para nada. Es el llegar hasta allí lo que supone el desarrollo. Los proyectos deben de crecer de forma orgánica en las regiones o territorios. Las instituciones deben apoyar a que se desarrollen cosas en la ciudad no a injertar cosas. Los eventos importantes son el fruto de esfuerzos colectivos se deben desarrollar, se deben de merecer, deben surgir del propio tejido comunitario. ¿ Si quieres hacer algo interesante con el mundo de la Vela ? ¿Por que no apoyar el deporte de base e infraestructuras y desarrollar competiciones adecuadas que puedan crecer al largo plazo ?¿ O cómo se lanzan a hacer un proyecto como Terra Mítica fallido ya desde antes de su nacimiento que no tenía el firme apoyo del sector turístico implicado? ¿ Por qué hacen algo como la Ciudad de la Luz de espaldas a todo el sector audiovisual nacional y sus necesidades de desarrollo ? No hay estrategia ni planes a medio plazo, solo pelotazos informativos, propagandísticos y también económicos para ciertos elegidos. Uno tiene la impresión de que a veces esto no es más que un juego entre Camps y sus amigachos que, esos sí, a golpe de teléfono movil hacen, deshacen y sacan tajada a costa del erario público.

Me consta que este tipo de críticas no gustan a muchos ciudadanos que ven en ellas un tratamiento excesivamente negativo y partidista sobre eventos e inversiones que en definitiva son positivos para la Comunitat y sus ciudades pero es que clama al cielo observar como se desperdician nuestros recursos en simple ruido y humo ( Efímeras mascletàs) y no se destinan a desarrollar verdadero músculo organizativo ni infraestructuras operativas, sólo continentes (edificios, centros, instalaciones, cemento... ) sin contenido (Capital humano) Me parece un objetivo loable querer situar a la comunitat valenciana en el mapa como una región especializada en eventos, puede ser una vía dinamizadora que contribuya a nuestro desarrollo , esa no es la crítica, pero este pasearse por el mundo con la chequera entrando en la subasta de eventos, y proyectos varios, no creemos que sirva para mucho más que para continuar esquilmando nuestras ya diezmadas arcas y, como hemos dicho, engordando las cuentas bancarias de unos pocos.


8 comentarios:

Bárbara Paraula dijo...

tiene usted toda la razón, sería mucho más deseable que esos proyectos salieran y vinieran a fortalecer el tejido comunitario.

alacanti dijo...

¿Dónde hay que firmar? Lo subscribo hasta el último punto.

ricardo dijo...

Muy bueno el post. Sin embargo, voy a hacer de abogado del diablo. ¿No será que el famoso complejo de inferioridad ibérico nos juega una mala pasada a los que pensamos así?

En un mundo como este (rabiosamente capitalista y competitivo), ¿no será mejor fanfarronear todo lo que se pueda para adelantar al contrario más que intentar hacer las cosas bien, despacio, desde el principio hasta el final?

Es decir, el pensamiento de estos "trepas", consciente o no, quizá sea más beneficioso, en la práctica, que un estilo más lineal y lógico. Quizá piensan a lo grande y esperan que ya se llenarán los "huecos". De hecho, quizá este tipo de estrategias sean un buen motor para que los huecos se rellenen. Actuar de un modo más racional y consistente podría aburrir por falta de perspectivas (dado el retraso acumulado)... Quizá la filosofía detrás de todo esto es activar un país dormido (creo que es obvio que este lo está bastante) a base de revulsivos.

Bárbara Paraula dijo...

construir una estructura con huecos ricardo?. Yo no lo querría para mi casa..... es cómo decía la biblia, mejor edificar sobre roca.

Más bien al contrario, el complejo de inferioridad nos insta a hacer obras faraónicas con las que demostrar lo imoprtantes que somos.

Paolo2000 dijo...

Antes de nada, gracias a todos por sus comentarios...

Ricardo entiendo lo que quiere decir de que es importante venderse como algo mas y echarle un poco de morro al asunto pero es que si detras no hay nada, sirve de bien poco cualquier esfuerzo, la inercia no va a llenar los huecos o los va a llenar muy puntualmente, mas bien va a vaciar las arcas...

Lo que usted plantea no estaria mal si se intentara vender a los ciudadanos de otras comunidades o paises las bondades de estos eventos pero me da la impresion de que la venta que se hace es propagandistica y de consumo interno...

Mucho ruido en Canal 9 y pocas nueces...

Creo que los eventos y los grandes proyectos son necesarios pero siempre deben contarse con un plan estrategico a medio plazo, contar con los actores regionales o estimular que los haya y no dejarlo todo a la exclusiva iniciativa propagandistica de la generalitat...

ricardo dijo...

Barbara, de acuerdo, quizá ese complejo de inferioridad tenga dos caras. La cuestion quizá es cuál elegir.

Paolo, no lo había pensado: el "think big" de esta gente, entonces, sería sólo para mantenerse en el poder. Es un escaparate, no una idea de cómo hacer las cosas. Mmm, puede ser.

Sin embargo, eventos como la Copa América tienen un caracter internacional. El museo oceanográfico es la leche (y apuesto a que la tradición investigadora del mar en Valencia no es gran cosa)...

En fin, es un poco como el Guggenheim en Bilbao. Oye Patxi, pues les ha cambiao la ciudad! (y cuál es el fondo artístico de la sociedad Vasca? Pues poco, creo yo).

Lo que quiero decir con todo esto (a medida que voy escribiendo me convence más lo que digo ;)) es que quizá habría que ver el punto positivo de estas estrategias de venta, porque quizá lo tengan.

Pablo dijo...

Yo como puedes ver en mi post dedico mi ultimo parrafo a reconocer que estas criticas sobre cosas que se hacen para apoyar y promocionar la Comunitat Valenciana pueden sonar extrañas o negativistas. Soy consciente de ello y la gente, el electorado esta claro que percibe estos eventos y proyectos como positivos pero yo no estoy en absoluto de acuerdo con su politica . Deberiamos hablar caso por caso pero yo veo un patron permanente con los rasgos que resumo en el post.

El ejemplo que pone usted del Guggenheim no me parece adecuado en el sentido de que yo no hablo que deban hablar con los pintores y/O artistas de la zona pero si integrar un plan urbanistico de servicios para un proyecto de primer orden como ese y ver aeropuertos, transportes,hoteles, etc...transformacion urbana, Aprovechar unas instalaciones para hacer otras cosas, etc... En definitiva desarrollar estrategias...

En ese sentido la Ciudad de las Ciencias puede que sea el mayor acierto de la Gneralitat pero si se visita de cerca, se ve que no es oro todo lo que reluce y si lo comparamos con el Guggenheim no hay color...

Mycroft dijo...

Pensamos parecido paolo, vemos parecido el panorama, el signo de los tiempos.
A Ricardo le diría que a pesar de los monumentos (cuyo coste de mantenimiento viene a ser parecido al de las piramides de Egipto) lo que distinguía a nuestro sector turismo era su competitividad calidad-precio. Era su carácter diferencial. ¿La prueba? En tiempos de crisis, ha bajado un % elevadisimo el turismo, porque para el que no tiene, el precio ya no es atractivo. El "efecto llamada" de los eventos y los monumentos se muestra entonces escaso.
Y te quedas con la pirámide, con los gastos, y sin el tirón del turismo, que venia por otra cosa.
Que se lo digan a calatrava, y su proyecto de la zona cero, al que el new york times ha tildado de todo menos de efectivo: Han criticado el sobrecoste (algo que aquí no se pregunta, será per diners i collons) y la poca funcionalidad. "Monumento al ego".