domingo, 3 de mayo de 2009

Dragones, Mazmorras y Obituarios.

Hoy el diario El País publica un curioso obituario de Dave Arneson. Curioso por dos razones. En primer lugar porque el buen hombre murió el 7 de Abril (?) y en segundo lugar porque nunca deja de hacer gracia que en un medio mainstream se hagan eco de una noticia sobre uno de los cocreadores del juego "Dungeons and Dragons" y por ende casí inventor de los juegos de Rol junto a Gary Gygax al que por cierto Alex de la Iglesía le dedicó un sentido homenaje en su blog hace ya unos meses.

Hace muchos años el Rol tuvo un aurea mefistotélica de peligro gracias en gran medida al tristemente célebre "crimen del Rol". Nunca podré olvidar una editorial del perióidico ABC (He intentado buscarla en la hemeroteca pero no es factible hacer busquedas anteriores a 1996) allá por 1994 en la que alertaba que a nuestra juventud acosada por lacras como la droga o el desempleo juvenil, ahora se le sumaba los riesgos de los perversos juegos de rol.

Hasta aquella fecha los juegos de Rol eran un submundo que había pasado desapercibido por los medios y que no provocaba inquietud alguna entre los adultos. Sí, lo de que jóvenes sanos, en su mayoría varones, decidieran pasar tardes enteras encerrados en casas vacias de parientes ya difuntos, tirando dados y rodeados de figuritas de plomo podía sonar raro pero había alternativas mucho más llenas de riesgos para la seguridad y salud para los protectores padres que pasaban encantados por alto aquellas conversaciones plagadas de extrañas referencias a combates, muertes, hechizos, demonios o vampiros.

El impacto mediático del luctuoso crimen tiñó de oscuro la reputación de los Juegos de Rol que sin figuras visibles que lo defendieran, fue pasto de todo tipo de pícaros periódisticos que veían un nuevo filón para la alarma social (Qué sería de mis bienintencionadas cartas a periódicos como El País o la prestigiosa entonces revista Muy Interesante). Aún así la cosa nunca acabó de calar. Cualquier contacto medianamente serio con los jugadores y los juegos de Rol demostraba a cualquiera que por mucho empeño que le pusieran los medios, lo del rol era un hobby socialmente bastante inofensivo. El "crimen del Rol", como una buena serpiente de verano, remitió y con él sus asociaciones malvadas del Rol, que no voy a decir yo que no se echen hasta de menos porque sus connotaciones actuales son casi de cliché de fracaso social adolescente.

Yo durante muchos años fuí un ávido jugador de Rol, y sigo defendiendo su premisa básica: la imaginación, y su mayor virtud: su asequibilidad económica. Las horas que algunos pasamos por las 3.500 pesetas que costaba un manual de un juego de rol cualquiera me siguen maravillando. Bueno, vale, también había sus buenas dosis de explotación con ampliaciones, figuritas, etc... pero no tendría nada que ver con lo que llegaría luego, el gran enemigo del Rol que no fueron ninguno de los sospechosos habituales: los medios o los padres. El enemigo vino como siempre, como un troyano, desde dentro, con aquel engendro neocapitalista y neomercantilista que fue el juego de cartas Magic The Gathering con su coleccionismo absurdo, su ofensiva plutocracia, sus cartas imposibles de encontrar, sus revalorizaciones absurdas, etc.... ¿ Nunca han oido hablar de la burbuja del Magic ? Aquello fue un calculado sacapastas barnizado de espada y brujería que, a día de hoy, sigue sangrando a jóvenes (y consabidos padres) de todo el mundo desarrollado.

El éxito desmesurado de este juego de cartas arrasó con los juegos de rol que acosados también por el desarrollo de los juegos online de consola y PC han acabado siendo una minoría casi olvidada dentro de una subcultura. Hoy en día ya casi nadie juega y todas las empresas de Juegos de Rol han cerrado o han sido absorbidas por corporaciones para sacar licencias de juegos de carta o videojuegos. Por eso uno celebra que en el Dominical del periódico de mayor difusión de este país se acuerden, aunque sea tarde, de alguién como Dave Arneson y que incluyan las declaraciones de su hija: "Mi padre sólo quería que la gente se lo pasara bien." Si ese fue su objetivo, por lo que a mí respecta, el hombre puede descansar tranquilo.


6 comentarios:

storka dijo...

yo nunca entendí D&D, entendí la serie de dibujo animados, pero el juego nunca. Recuerdo de pequeño que me enganché a http://es.wikipedia.org/wiki/Elige_tu_propia_aventura
pero en english..
Solo que tipico de mi, si las opciones era ir a la página 56 o 58, me leia las dos...hasta el punto que ya habia tanta trama paralela que no me aclaraba.
Esto fue antes de las drogas.
Pero D&D, sentados en una mesa, dados, figuritas de metal y cartas...y un tocho tan grande como el Sr de los Rings para aclararse... no lo entendía..
Y aqui estoy, uno de 11.5 milliones de suscriptores a WOW, y en tres años de juego, 62 dias 4 horas de juego. Y eso que juego poco. Menos mal que no entendí D&D.

ricardo dijo...

Quizá me equivoque porque nunca he jugado a un juego de rol y la Play y derivados me dan grima. Pero lo que yo recuerdo con verdadera pasión son mis partidazos de baloncesto durante horas en cualquier situación meteorológica.

El pasado fin de semana estuve en casa de unos amigos que acaban de tener un bebé, como nosotros. La tele enorme de plasma estuvo encendida todo el fin de semana, y cuando no lo estaba (o a la vez), teníamos el portatil encima de la mesa para ver videos de You Tube, incluso para cenar o desayunar. Y si no, la Wii.

Joder, me parece escalofriante.

ricardo dijo...

...

Paolo2000 dijo...

A mi mi casa a veces tambien me da algo de miedo: la television, ordenador de mesa, portatil, blackberry, mi otro telefono, la DS, la PSP, la consola etc...

Entiendo tanto las adicciones de las nuevas generaciones

Paolo2000 dijo...

Storka: SObre elige tu propia aventura, mire que cosa mas chula:

http://www.focoblog.com/2008/03/12/el-tumbatones/

ricardo dijo...

Indudablemente se trata de un gen que yo no tengo ;)