miércoles, 19 de mayo de 2010

Sin ti no soy nada

Lex Luthor For President (Bajo una idea de Mycroft)

No es ningún secreto que los comentarios de este blog suelen ser más interesantes que los propios posts, los cuales muchas veces sólo sirven para dar pie al debate y al dislate en versión Maxi. Ayer mismo a raiz de la boutade de Duran i Lleida y gracias a los comentarios, llegué a una cómica o comiquera conclusión sobre Rajoy.

Una idea que se suele repetir en los cómics de superhéroes es plantear el antagonismo entre el héroe y el villano como una relación indisoluble donde cada uno se define a través de su contrario. Batman no puede ser Batman sin el Joker y viceversa. Es un recurso muy manoseado el mostrar, sobretodo al villano, obsesionado de manera enfermiza con su anatema pero incapaz de acabar con ella porque en definitiva en su antítesis reside su propia esencia. Esto por supuesto le viene muy bién a la repetitiva narrativa de las grandes series de tebeos que pueden perpetuar durante generaciones el duelo Batman Vs Joker o Superman Vs Lex Luthor con pingües beneficios editoriales.
.
( Meando fuera de tiesto, esta tensión no deja de ser más que una reelaboración Camp a la dialéctica de Marx y que el pensamiento oriental, ya con anterioridad, supo concretar de forma plástica con el Ying-Yang con ese Negro que encierra el Blanco en su interior y viceversa .)


Zapatero la semana pasada decidió inmolarse políticamente al proponer un recorte brutal en los presupuestos del Estado que se desmarcaba de todo su anterior predicamento sobre la "salida social de la crisis". Esto debería suponer el ascenso inmediato de su némesis Rajoy como alternativa de Gobierno ya que él mismo había abogado por esa austeridad presupuestaria que ahora ZP se había sacado de la chistera. Pero su instintiva visceralidad hacia ZP y su populismo de todo a cien le lleva a oponerse a las mismas medidas que le daban la razón. Todo un ejemplo de coherencia y sentido de Estado.

Rajoy ha basado toda su estrategia en una fijación patológica por atacar a Zapatero pero sin ser capaz de articular un discurso político paralelo, una idea alternativa de país, algo que quizás Aznar sí supo construir en su desprecio hacia González. Así paradójicamente la defenestración de Zapatero puede certificar el fin de un Rajoy incapaz de proyectar nada sin reflejarse en el espejo de su archienemigo.

PS: Tal y como está el patio, y como pronosticamos ayer , el escenario mas probable es una lenta agonía del PSOE en la segunda mitad de esta legislatura y una subsiguiente victoria electoral del PP con Rajoy a la cabeza y siendo posiblemente el presidente con valoración inicial más baja de la democracia.

4 comentarios:

Alex dijo...

De hecho, Rajoy peca del mismo mal que el primer Zapatero, es un quimérico voluntarista convencido de que la improvisación cubrirá sus numerosas carencias. Confunde el hacer oposición con la negación constante de los movimientos de su enemigo. Su último movimiento, contradiciendose a sí mismo, le revela como lo que es, un político blando, negado y cegado por el poder que aún no tiene y que jamás ostentará más allá de las estúpidas fanfarrias de presidencias europeas o cumbres de todo pelaje que tan sólo sirven para hacer engordar las cuentas de los hosteleros de la zona.

El panorama es tan oscuro que Lex Luthor sería bienvenido si se presentase a la presidencia de este país destartalado.

storka dijo...

prefiero al Kingpin

alacanti dijo...

¿se sabe ya por qué partido se presentará Luthor?

UpD? Probablemente.

Con Rosa Díez de cabeza de cartel no harían nada, pero con Luthor tendrían hasta mi voto.

Paolo2000 dijo...

Luthor sin duda sería un gran candidato que podría emular lo que intento hacer Gil pero que le salió mal ( Y gracias Dios...) Aquella reconquista que empezaba por Ceuta y Melilla daba mucho miedo...