jueves, 2 de octubre de 2008

Mexico


Hace algunos años tuve la suerte de pasar unas semanas de vacaciones en Mexico DF y desde entonces es un pais y una ciudad a la que le he tenido mucho cariño. Recuerdo que siempre que me deshacia en alabanzas hacia el DF, la gente me miraba extrañada como si estuviera hablando del infierno en la tierra. La gente siempre solia contarme historias escabrosas que yo desechaba como mitos urbanos.

No se vayan a pensar que yo estaba en un resort de lujo urbano y que me movia en un coche con chofer y guardaespaldas, y que aquello me resbalaba. Todo lo contrario, cogia el metro, cogia taxis, salia por la noche, etc... y debo reconocer que no tuve ningun problema y les juro que por mi aspecto, se notaba a la legua que era un "güerito".

Pero con el paso del tiempo, creo que he ido dandome cuenta de que una cosa es la placida y fugaz experiencia como turista mochilero pero turista al fin y al cabo, en el centro de la capital, y otra la realidad de una nacion en la que la corrupcion fruto del caciquismo politico y el narcotrafico , ha permeado a todos los niveles: policial, judicial, sindical, empresarial, etc.... Mas alla de la divertida imagen de postal se encuentra una sociedad muy, muy enferma.

Ultimamente el goteo, mas bien el chorro, de noticias de ajustes de cuentas y asesinatos no cesa. En lo que llevamos de 2008 ha habido mas de 3000 muertos. Y se esta produciendo el inaudito fenomeno del narcoterrorismo con atentados indiscriminados sobre la poblacion civil.

Pero no se confundan, estas, que podrian parecer muy malas noticias, son la prueba de que algo esta sucediendo, de que algo esta cambiando y que, por fin, el contrapoder mafioso se ve obligados a intentar intimida y someter a una sociedad que se rebela y donde el Gobierno federal ha decidido enfrentarse a la corrupcion, sobre todo dentro de sus propios cuerpos y fuerzas. Quizas estemos ante el inicio de unos años de plomo donde egoisticamente como turistas nos sintamos menos seguros, pero no les quepa la menor duda de que estaremos visitando un pais mucho mas digno.

1 comentario:

alacanti dijo...

Mexico tiene un camino por delante ingente. Los mexicanos quieren paz social, ahora falta que los vecinos del norte les permitan conseguirla.