sábado, 3 de julio de 2010

2000 años de Cine




Tras el éxito que en esta casa supuso "Mis problemas con Amenabar", recibimos con alborozo el regreso de las andanzas de Mostrenco y Ché-Que-Loco. Si su primer cómic era un homenaje a la escuela franco-belga, esta vez vuelven al más puro estilo Bruguera, osea Slapstick y surrealismo con lamparones.

El argumento del cómic es un ajuste de cuentas con el cine en general y con muchos de sus luminarias: Scott, Cameron, los Hermanos Lumiere, Louis de Funes y , ejem, sí, Nacho Vigalondo. Ya advierto que no es un cómic ni para todos los públicos ni para los amantes del cómic o si ya casi me apuran ni para los famosos cinéfagos. Posiblemente tampoco ni para mi mismo. Me explico. La densidad de referencias que Jordi Costa y Dario Adantí meten por página es apabullante. Y no sólo eso sino que dichas referencias pueden ser tanto del cine clásico como de cine mainstream como cine indie para luego pasar a literatura o cómic marvel o cómic europeo o historia o por supuesto la historia de la revista Fotogramas que valientemente apadrina la edición. Un torbellino cultural que sólo puede gestarse en la mente sobrehumana de Jordi Costa, por cierto la mejor razón para seguir comprando esos menguantes Fotogramas.


1 comentario:

政翰政翰 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.