domingo, 28 de febrero de 2010

Timons


Un día con más calma les explicaré el porqué de este cartel y los peligros que entraña las estrategias de marketing, la prostitución/gentrificación/mercantililización de las subculturas. y los daños colaterales de ser reducido el espectador a figurante de cara a futuros sponsors. Mientras tanto pueden leer aquí una crónica de primerísima mano del despropósito.

3 comentarios:

Elkiko dijo...

Más tontos fueron ellos de estarse casi dos horas en la calle haciendo cola. ¿Tanto interés tenía el asunto?. En fin...

videodromo dijo...

Elkiko estuvinmos esperando porque tres cabrones no tuvieron la decencia de decirnos que el aforo estaba lleno, pensabamos que no habñian abierto las puertas. Así de simple

Paolo2000 dijo...

Mi criptico texto probablemente no ayudó mucho a explicar lo ocurrido esa aciaga noche. Básicamente unos arribistas intentaron crear un evento de cara a la galería a costa de la buena voluntad de unos cuantos. Organizaron en unos cines en desuso un pase de una pelicula de terror para su circulo más intimo de amistades y respondiendo a una estricta logica de cadenas y devoluciones de favores y dejaron de lado al publico al que utilizaron de figurante para crear revuelo: colas, caos, etc... y llamar la atención de los medios.

Hubo varias cosas imperdonables:

1) Publicitar algo privado como publico

2) No facilitar información y mandar a la gente a su casa que esperaba por horas para algo que no existía capacidad de aforo posible.

EN descargo de ELkiko diré que si yo hubiera estado allí, yo también me hubiera sentido como un tonto, como un tonto engañado pero también tendría claro que los organizadores eran unos cabronazos...