miércoles, 3 de febrero de 2010

Desesperanza

Lasciate ogne Speranza
Si hay una figura nacional que represente el ideal de animal político que tenía en mente Maquiavelo en su obra fundamental "El principe" esa es Esperanza Aguirre. Su ascenso al poder (Tamayazo), su forma de afianzarse en él (Telemadrid, EsRadio, etc...) , el trato con sus rivales políticos ( ! Crispación !) , el trato con los rivales políticos dentro de su propio partido ( "Hijo de puta" ) e incluso su manera de gestionar su entorno inmediato de confianza (! Espias!) retratan a una persona que entiende perfectamente la naturaleza del Poder y cómo ejercerlo.
No es de extrañar que dentro de su propio partido, en provincias y en el seno del aparato, se le mire con desconfianza para desempeñar su rol de "Lideresa". ¿ Se imaginan su puño de hierro envuelto en guante de Loewe tomando las riendas del partido? ¿ O se imaginan un Esperanzato con la maquinaria de todo un Estado detrás de ella ? Acojona, ¿No?

4 comentarios:

alacanti dijo...

acojona.

Pedro Mas dijo...

Se me ponen los pelos como escarpias (los de los brazos, claro).

Elkiko dijo...

De achavo la tipa...

Rubén dijo...

Pero es que además huele a azufre, os lo juro.