lunes, 26 de octubre de 2009

El Sindrome del Nou d'Octubre


Hablo por mi mismo pero debo reconocer que el estallido de las tramas de corrupción en la Comunitat Valenciana han acabado por hacer mella en ciertas orientaciones temáticas de la blogocosa. Y quizás debería ser al revés, los últimos eventos podrían ser acicate para continuar, al menos, deshagándose, pero el ver como nuestros máximos representantes autonómicos no se sienten obligados a tener que rendir cuentas moralmente ante los evidentes casos de corrupción acaba por desmoralizar. Se sienten blindados electoralmente y saben que una resolucion judicial es incierta, lenta y siempre apelable. Un escenario ideal para la desvergüenza.

Uno se ve tentado de llegar a la conclusión de que "todos los políticos son iguales" y asumir la corrupción como un peaje de los sistemas democráticos. Quizás es lo que algunos buscan. Sigo pensando que la corrupción política nunca va a poder ser extirpada. El poder por su propia definición encierra abusos. Y para eso no existe elixir ni antídoto. Lo único que puede funcionar es una opinión pública alérgica a la corrupción a la que los políticos le tengan verdadero pánico por castigo electoral. La tolerancia que ciertos sectores del electorado están mostrando ante ciertos indicios de corrupción manda un peligrosisimo mensaje a la clase política que a muchos nos preocupa.

Como es público y notorio los políticos gozan de unas garantías judiciales extraordinarias. Este proteccionismo no deja de emanar de su caracter representativo . Si los políticos tienen estas garantias extras es para reforzar la defensa de nuestros intereses como ciudadanos y votantes no para escudarse ante la Ley. Que se escuden en estos regímenes especiales para eximirse de responsabilidades ante la Justicia es la burla definitiva del sistema. Que lo haga un concejal picaro, un alcalde sin escrúpulos, incluso un diputado esquivo, es grave, pero que lo haga el Presidente de una Comunidad Autonóma es directamente humillante.

Muchas veces, insisto, uno se siente tentado a hablar de películas, libros y no meterse en berenjenales de los que todo el mundo está tan hastiado. Sobretodo con esta dinámica de los dos megapartidos políticos PSOE y PP que arruinan todo debate político auténtico . Los ciudadanos tenemos unos intereses que deben ir más allá de la profesionalización absoluta de la política pero eso implica un grado de compromiso público y asociacionismo difícil de adquirir por los ciudadanos. Sólo piensen en la fobia que nos dan las reuniones de vecinos y extrapolen...

En fin, no se si he encontrado mi remedio para este Sindrome 9 d'Octubre que nos aqueja pero por lo menos se me ocurre proponer alternativas para la reflexión y acción ciudadana. ( Este es un mensaje velado para la Oposición en nuestra Comunitat y su gran asignatura pendiente de ofrecer una visión alternativa de país ) Aquí les dejo para descarga directa una serie de interesantes artículos sobre la Comunitat Valenciana y su futuro que El País publicó en un especial el pasado 9 de Octubre . Ya les advierto que son bastante técnicos pero al mismo tiempo desideologizados y constructivos. Espero que sean de su interés.

3 comentarios:

storka dijo...

es que todos los politicos son iguales, menos los italianos que son peores :p

Paolo2000 dijo...

Valencia y Madrid estan haciendo muy considerables esfuerzos por entrar en esa Champions

alacanti dijo...

Gracias Paolo por el especial!