jueves, 21 de enero de 2010

Chaos Reigns on TV

Spectator of Suicide


Aprovechando el post de Nacho Vigalondo sobre Sálvame Deluxe donde acierta a glosar su enloquecido formato así como a su conductor y reinona residente Jorge Javier Vázquez, yo también decido dar un paso al frente y salir del armario para reivindicar la inspiración primigenia de todos estos Sálvame, DEC y Salsa Rosa: el programa Tómbola de Canal Nou.

Soy consciente de que este post puede ser el equivalente a hacerse un bonzo sociocultural pero no puedo negar que durante meses fui seguidor del programa y que incluso llegué a ir como espectador en una de sus ediciones veraniegas en Alicante ( En mi descargo diré que dicho programa tuvo a Chiquito de la Calzada como estrella invitada )

¿ Por qué me gustaba Tómbola ? Para empezar los asuntos del Corazón no eran sino un tremendo McUffin para juntar en un mismo plató: periodistas con ínfulas de estrellas de rock, pícaros mediáticos, estrellas acabadas y/o personajes anodinos de los que se reían sistemáticamente. Todo ese desaguisado era conducido por un moderador Ximo Rovira --acompañado en el fondo por un público anciano de aplauso robótico y maquinal--, que no dejaba de ser un mero convidado de piedra ante el Maelström que se organizaba en cada programa. Porque no nos engañemos la clave de Tómbola era que se liara parda emisión tras emisión.

Frente a otros formatos y contenidos mucho más respetados y posiblemente respetables, Tómbola proponía, a pelo y sin ningún tipo de guión, presenciar en directo un choque y descarrilamiento de egos ignorando todas las reglas del buen gusto, civismo y el sentido común. Sí, el resultado seguramente dejaba la mayoría de las veces bastante que desear pero en sus largas horas de programa ( Algunos podían llegar a durar más de 3 y 4 horas...) se llegaban a alcanzar momentos de delirio surrealista y absurdo. Tómbola no me malinterpreten no era un programa que tratara de retar al espectador pero en una televisión inundada de teleprompter y de guión mal masticado, el Tómbola se convertía en un divertimento en directo donde existía la sensación de que podía pasar cualquier cosa. A día de hoy, lo sigo prefieriendo a la prefabricada esponanteidad de un cansino Hormiguero u otros subproductos televisivos de la parrilla actual.

4 comentarios:

Elkiko dijo...

De acuerdo contigo en casi todo. Y como siempre: chapeau ante tu magnífica manera de escribir y no te preocupes, que nadie que tenga categoría va a echarte en cara que te gustara el programa, eso sólo lo suelen hacer los pretenciosamente cultos (vamos: los que sólo ven los documntales de la 2, claro, jajaja).

storkadj dijo...

la verdad yo tambien fui seguidor de tombola, en especial esas sesiones veraniegas al aire libre... fue mi manera de aprender la cultura española jajaja, igual empece por el camino equivocado pero sin ello nunca hubiese conocido al puma ni al pocholo (que sera de el?).. tombola..eso si que fue un tsunami

José Menor dijo...

Yo era más de Monleón que sabia ganarse al público de la Comunidad atacando su talón de Aquiles: Els Diners. Aqui pusieron un programa y me lo tragué entero, ojo a los obsequios y a la placa de Mármol con falta de ortografia. Y a Joaquin Reyes disfrazado de señora mayor ,casualmente ciudadana de La Romana.

http://www.ingenia-comunicacion.com/tierra-y-triguico/?p=2676

Mycroft dijo...

Y yo en twitter mendigando por la radio 8y los podcast) de calidad...
A mi de Tombola lo unico que me interesó fue cierta colisión con el mundillo indie, y usted sabe de que palo voy...