miércoles, 12 de noviembre de 2008

McCain

Pese a mis arrebatos de cinismo, creo que es publico y notorio que soy un sentimental y debo reconocer que el discurso de McCain concediendo la derrota me llegó, y lo peor de todo me creí que había una persona detrás del microfono y no unos vulgares spin doctors. Me explico. Creo que ese discurso no estuvo dictado por nadie sino que realmente estaba hablando John McCain.

Ayer por fin me hice con el libro "Hablemos de langostas" del recientemente fallecido David Foster Wallace y se van confirmando mis sospechas de que este Señor era el mejor candidato Republicano que jamás podriamos soñar. Eso no es mucho pero tampoco es poco...

Lo que me ha llamado la atención ha sido su periplo como preso de guerra en Vietnam, cuando fue capturado tras bombardear, no lo olvidemos, la ciudad de Hanoi y ser rescatado por los propios ciudadanos que acababa de intentar masacrar ( También debemos añadir que posiblemente fue rescatado por el valor que tenía como trofeo y no por puro samaritanismo del sudeste asiático)


!Asesino al agua!

A día de hoy si hacemos caso al difunto DWF todavía tiene dedicada una estatua en el lago que domina el centro de Hanoi y que aquí podemos ver:



En fin, John McCain esta destinado a convertirse en una anécdota en los libros de historia, en poco tiempo tendrá mas o menos el mismo peso que un Dukakis por poner un cruel ejemplo. No obstante siempre nos quedará la incognita de que hubiera sido de esta América del Siglo XXI si hubiera sido candidato Republicano en el 2000, lo cual es mucho pensar ya que el Partido Republicano solo se ha permitido a un maverick como McCain cuando sabían que era imposible ganar y había que quemar un cartucho.


2 comentarios:

Don Nadie dijo...

Buen viaje nen! pasarlo bene...hostias! lo del Dukakis es cierto.

alacanti dijo...

El día de las elecciones vi un reportaje sobre los dos candidatos y, efectivamente, la historia de ese hombre tiene tela.