sábado, 21 de julio de 2012

La Desfeta Valenciana

Desde hace ya tiempo hemos estado unos cuantos locos vociferando desde nuestras atalayas que algo iba mal en la Comunitat Valenciana.  Los síntomas se venían observando desde hace tiempo pero la omnipotencia electoral del partido hegemónico, la tupida red de clientelismo y el extraordinario contexto económico vivido desde finales de los 90 hasta 2008 sirvieron para crear un espejismo donde nuestra comunidad era próspera, dinámica y un ejemplo para el resto de España. (El inefable Mariano dixit)

¿Qué ha quedado de ese Valencia Dream? Ruinas en sentido literal, ruina financiera, ruina pública, ruina económica y un infinito legado de corrupción  que impregna cada uno de los estamentos institucionales de nuestra Comunitat.

Y ayer 20 de Julio de 2012 se certificó oficialmente lo que era evidente. Nuestro gobierno autonómico ha solicitado ser intervenido a fin de poder acogerse a un plan extraordinario de financiación. Somos la primera comunidad autónoma que renuncia a su independencia institucional para poder sobrevivir y garantizar el mantenimiento de los servicios básicos a sus ciudadanos. 

Esto no es sino el colofón a una trayectoria espectacular que confirma Valencia  se ha convertido en  "lo peor de lo peor". Ejemplos como la CAM,  Bankia o el inasumible déficit público valenciano demuestran que somos una comunidad incapaz de gestionar con un mínimo de eficacia sus asuntos. ¿Qué lectura política tiene esto? Pues dentro del PP nacional y sus medios afines, pese al gran reservorio de votos que es la Comunitat Valenciana, se empieza a ver a esta comunidad autónoma como un problema y que en cierto modo puede servir para invalidar no la gestión popular sino el sistema autonómico en general y a las editoriales de La Razón, El Mundo, La Gaceta y ABC me remito,  que incapaces de responsabilizar al Gobierno central y al Partido Popular prefieren embestir contra el sistema autonómico.

Así los ciudadanos valencianos pasamos a ser el chivo expiatorio tanto de la Izquierda (Valencia es una república bananera populista) como de la Derecha (Valencia es el ejemplo que el poder debe detentarse en Madrid) . ¿Encontraremos nuestra manera de probar a ambos que se equivocan? Mucho me temo que  no y eso sólo vendrá a confirmar que tenemos aquello que hemos votado y que nos merecemos.

4 comentarios:

alacanti dijo...

Bueno, de todo esto queda una parte positiva: que no estábamos equivocados y que todo lo que ha venido pasando los últimos seis o siete años no era normal. Me siento un agorero recalcitrante, pero con su parte de razón.

Por otro lado, soy de la impresión de que, de la misma forma que la Comunitat sirvió de laboratorio de pruebas de la escalda del poder del PP en los 90, servirá de catapulta de opciones de izquierda post tercera vía.

PacoAutor dijo...

Ay alacantí, preferiria que todos hubiérais estado equivocados. No siempre claro, porque a los amigos se les recuerda por las cosas buenas, pero me venís a la mente porque vootros fuísteis certeros analistas de la cosa cuando las trompetas del triunfalismo sonaban estridentes.

Paolo2000 dijo...

Hombre está feo decirlo pero yo me siento un poco como el protagonista de una de esas películas de Serie B que avisa que vienen los extraterrestres a destruirnos a todos y todo el mundo le toma por loco para que al final se descubra que efectivamente estamos siendo invadidos. Es una putada porque es el fin del mundo pero contradictoriamente sientes cierta satisfacción porque al menos, eso sí, no estabas loco... Y es que, y creo que Alacantí, coincidirá, a veces yo me lo planteaba...

Me quedo con el segundo párrafo no obstante de Mr Alacantí. Ansioso de que nos vuelvan a convocar a las urnas.....

Paolo2000 dijo...

Por cierto, como me repito:

http://noenportland.blogspot.com.es/2012/01/el-meteorito-el-cientifico-y-el.html