lunes, 8 de abril de 2013

España o el triste destino del Cerdo Tuerto




Buena noticia. Nuestra deuda a corto plazo comienza a manifestar una evolución más que favorable al bajar del umbral del 2%. Se ve que las desdichas de alumnos como Chipre o Portugal más que provocar el efecto contagio,  nos están haciendo buenos. En la Liga de los Cerdos Ciegos, el Tuerto es el Rey. Y ahora vendrán con los cánticos triunfales. Volverá a evocarse a la caprichosa Hada de la Confianza que va a hacernos recuperar la senda del crecimiento, un Arco-Iris que siempre se desvanece.

Que el Estado no se colapse es una muy buena noticia, eso significará que nuestra situación no se a va a agravar de manera dramática  pero nos hemos hartado de decir que el problema fundamental de España no es la deuda pública, la cual sigue por debajo de la media europea. Nuestro problema es la ausencia de crecimiento,  nuestra atroz falta de competitividad y una deuda privada inasumible. Nuestra economía se encuentra en Depresión y para sacarla se necesitan más medidas que contener el déficit. 

Necesitamos un Plan Marshall o una salida ordenada del Euro. Eso o nos quedan lustros de miseria, estancamiento, precarización  y falta de crecimiento. Un escenario al que  tanto Moncloa, Bruselas o Berlín no parecen tenerle mucho miedo y al que la ciudadanía ya parece resignada. No habrá rebelión en la granja.